domingo, 17 de junio de 2012

El embarazo y el parto de un Mini Pincher

A la hora de aumentar la familia de nuestra mascota, es conveniente tener en cuenta una serie de circunstancias que son de gran importancia para que el embarazo concluya con éxito.El primer paso que hay que dar es visitar a nuestro veterinario, ya que él es quien mejor nos puede decir si es el momento oportuno para que la perra se quede embarazada.
La gestación de una perra dura de 60 a 63 días, pero si las crías son grandes, este periodo puede acortarse. El embarazo se manifiesta por el abultamiento o hinchazón del abdomen, así como por el crecimiento de las mamas y los pezones, que se hacen más grandes y rosados ( como podemos ver en este video ) http://www.youtube.com/watch?v=iwNf7jlmM5I
A pesar de que en muchas ocasiones las perras se las arreglan solas a la hora del parto, es conveniente vigilar que todo vaya bien, e incluso que alguien en el que confíe plenamente la mascota esté presente, para prestar ayuda en caso de ser necesario.Cuando la hora se acerca, la hembra se muestra inquieta, busca un lugar tranquilo y poco iluminado.El proceso se iniciará con los primeros esfuerzos de la perra para expulsar su primer cachorro, que ya se encuentra en el canal de parto. Antes de que pasen dos horas después de la primera contracción, nacerá el primer perrito; en caso contrario, será necesario llamar al veterinario.

Los cachorros suelen nacer con sus bolsas membranosas. Esta es la placenta, de un color grisáceo verdoso.Es absolutamente normal que la hembra se coma las placentas e, igualmente, muerde el cordón umbilical hasta desgarrarlo. Ayúdela sólo si observa que descuida a algún cachorro por atender a otro. Para esto debe limpiarlo vigorosamente con una toalla limpia, y a ser posible hervida, aún húmeda y tibia, hasta que el cachorro chille con fuerza.Entre un nacimiento y otro transcurre un periodo de 20 minutos aproximadamente.Los cachorros de nuestros perros deberán nacer queriendo estar con su madre.En la medida de lo posible se debe abrigar a los pequeños, ya que durante sus primeros días de vida no son capaces de regular la temperatura. Para ello es conveniente mantenerlos con un paño o toalla en los momentos en que la madre salga del lugar en el que ha parido.La madre comerá mucho más de lo normal durante esta etapa.

1 comentario: